Secretos que surgen al escribir una autobiografía

Secretos que surgen al escribir una autobiografía

Si hace tiempo que estás deseando escribir una autobiografía o la biografía de algún familiar a para hacer un regalo original, agosto puede convertirse en el mes idóneo para aclarar unas cuantas ideas y, de paso, organizar un esquema que pueda servirte de guía para comenzar con buen pie. Si es éste tu mes de vacaciones y las circunstancias no te permiten viajar a conocer nuevos territorios, quizá una travesía por tus recuerdos, experiencias y pensamientos satisfaga tus ansias de aventura.

Claves para escribir una autobiografía

No necesitas hacer las maletas ni apresuradas compras de última hora, tan sólo precisas buscar dentro de ti y, si es necesario, preguntar a familiares y amigos. No siempre estarán dispuestos a escarbar en su historia personal para echarte una mano pero esa negativa también puede ser interesante. Puede que no haya mala intención. Simplemente, algunos son partidarios de no abrir la caja de Pandora.

Me estoy yendo por las ramas y quizá deje para otro día el esquema organizativo pero voy a contar una anécdota que me ocurrió escribiendo una biografía por encargo. La mujer me envió una gran cantidad de material y de fotografías que había que ordenar cronológicamente. Pues bien, una de aquellas imágenes la retrataba a ella vestida de bailarina (qué niña que haya estudiado en un colegio de monjas no se ha visto obligada a practicar ballet) y en el reverso de la fotografía estaba escrito un texto a bolígrafo cuyo contenido no voy a reproducir aquí pero que resultaba muy enigmático. En todos los años que había conservado la imagen, la mujer no se había dado cuenta de que había algo escrito. O quizá lo supo en algún momento de su pasado pero lo había olvidado.

Le pregunté sobre el contenido del texto y quién lo firmaba pero lo desconocía. Así que se puso manos a la obra. Mostró la fotografía a sus padres y se la dejó para que hicieran sus averiguaciones con tiempo. A los dos meses, la fotografía le fue devuelta con un leve encogimiento de hombros y sin ninguna explicación. Según me confesó, tuvo la sensación de que no es que no recordaran, es que no querían remover el pasado. Esos capítulos no esclarecidos también forman parte de una biografía. Ayudan a completarla y eso es el mejor regalo personal que nos podemos hacer.