Regalos a evitar según el país donde vivas (I)

Regalos a evitar según el país donde vivas (I)

Conocer los códigos de un país no es fácil, y en lo que respecta a los regalos no iba a ser menos

Ahora que se acercan las fechas navideñas, no está de más evitarnos meteduras de pata innecesarias si nos encontramos en algún país de los que os vamos a mencionar. Seguramente cometeremos algunas, pero, al menos, que sean involuntarias.

Ofrecer dinero, tarjetas regalo, utensilios de cocina, aspiradoras, ropa de hogar y demás socorridos “regalos” no es aceptable ni aquí ni en ningún lugar. Pero vamos a concretar un poco más.

En Francia, por ejemplo, regalar crisantemos (al igual que en España) es una idea pésima ya que se trata de una flor con claras connotaciones funerarias. El 1 de noviembre ya ha pasado.

Si estáis en Rusia y nadáis en vodka, no os animéis a comprarlo para regalarlo el 25 de diciembre. Allí la noche del 6 al 7 de enero equivale a nuestra Nochebuena y Navidad y, por cierto, el chocolate de alta calidad y un buen vino son regalos apropiados y de buen gusto. El vodka es un artículo de consumo habitual y no es válido para una gran ocasión. Y si os rechazan el regalo en un primer momento, no os extrañéis: es una forma de cortesía. Insistid y lo aceptarán encantados.

Si en Francia y en España los crisantemos dan yuyu en Navidades, en Noruega sucede otro tanto con los lirios blancos y las flores de dicho color que se reservan para los funerales. Seguro que queréis quedar bien, así que, una exuberante planta de interior o un ramo de flores salvajes –siempre en número impar- son bien aceptados. A veces el mundo vegetal no está al alcance de vuestra mano, los dulces y chocolates de calidad son un acierto seguro.

En Japón es más importante la presentación y la intención que hay tras el regalo que el contenido. Ni se os ocurra regalar una planta en una maceta porque esto simboliza una enfermedad que echa raíces. Evitad cualquier alusión al número 4 y 9, cifras que se identifican con las desgracias. Por supuesto, envolved bien los regalos, con gusto y esmero. Se ofrecen y se reciben con las manos abiertas. Eso sí, se abren tras la cena de Navidad, en privado.

En caso de que os encontréis en China y tengáis que hacer regalos de Navidad, nada de traicioneras etiquetas “made in China”. Al igual que en Japón, los regalos son algo cotidiano y no se reservan exclusivamente para las grandes ocasiones. El papel de envolver debe ser colorido y adornado con un nudo rojo que simboliza la felicidad y la fiesta. Si os olvidáis la etiqueta con el precio, no os sofoquéis por el bochorno. No está mal visto conocer el valor del regalo. Así uno sabe a qué atenerse. Mucho peor es regalar un reloj ya que simboliza la muerte, o jabón, que puede interpretarse como una indirecta por la falta de higiene del homenajeado. Tampoco están bien vistos los regalos que hacen alusión a la intimidad como la ropa interior. En China, también, los regalos se abren en la intimidad.

 

 

1
×
Hola, soy Idoia de www.cuentospersonalizados.me. ¿En qué puedo ayudarte?