La línea asociativa

La línea asociativa

Hace un par de semanas explicábamos algunas de las dificultades que nos podemos encontrar a la hora de escribir nuestra propia historia. Más allá del proceso de escritura en sí mismo, del objetivo claro que debemos tener en mente y de la constancia que exige el proyecto, una dificultad añadida reside en el “rescate” de los recuerdos.

¿Quieres escribir tu propia historia?

Como ya dijimos, estos permanecen guardados, en mayor o menor estado de letargo, en un baúl que, a su vez, descansa en el desván de nuestra mente. Acceder a ellos supone hacer un ejercicio de inmersión en nosotros mismos. Para evitar ahogarnos y salir airosos de este rescate de recuerdos, podemos atenernos a varios métodos. Uno de ellos es la línea asociativa.

La línea asociativa consiste en relacionar ideas o pensamientos, en este caso recuerdos, con un mismo punto de anclaje. Estos pueden ser casi infinitos y son el “clavo” al que podemos y debemos agarrarnos. Nos permiten focalizar nuestro pensamiento y recuperar experiencias, momentos, anécdotas, sensaciones, etc. relacionadas o asociadas a eso que hemos denominado “clavo”. Puede que nuestra historia personalizada sea más ilustrativa si lo explicamos mediante un ejemplo.

Si queremos escribir un cuento para regalar con motivo de las Bodas de Oro de nuestros padres, tendremos que echar mano de todo cuanto sabemos o creemos saber. Para que la tarea no se nos vaya de las manos, podemos fijarnos en varios puntos de anclaje. Uno de ellos puede ser “casas en las que han vivido”.  A partir de ahí, no queda más que tirar del hilo. Es muy probable que tanto él como ella hayan hablado en más de una ocasión de la casa de su infancia, la que nadie olvida. Ahora se trata de rememorar qué nos contaron sobre ella. Seguro que lo hicieron transmitiendo unas sensaciones que, a su vez, crearon una imagen en nuestro pensamiento. Ahora se trata de rescatarla y transcribirla en palabras. Ánimo.

2 Comments

  • Pingback: Bitacoras.com
  • Mireya Posted 23 julio, 2013 19:29

    La calidad literaria de tus cuentos es incuestionable. Enhorabuena.

Add Comment