Cuentos personalizados para profesores

Cuentos personalizados para profesores

Una vida dedicada a la enseñanza merece un cuento personalizado porque esa experiencia pasa a enorme velocidad por la vida de nuestros hijos e hijas. Debemos recoger esos instantes, vivencias y anécdotas en unas líneas que nos muestren esos años como una película a la que asistimos como espectadores de unos instantes irrepetibles para nosotros, los padres y para nuestros hijos e hijas.

Al leer los cuentos personalizados para profesores esbozamos una sonrisa cargada de sentimientos y nos imaginamos al profesor o profesora secándose alguna lágrima ante las decenas de  recuerdos y experiencias que han ido cincelando su trayectoria profesional. Porque, lo quieran o no, los profesores también aprenden cuando enseñan.

Intervenir en la educación de tantos niños y niñas a lo largo de una carrera profesional es un verdadero milagro que merece su recompensa en forma de cuento personalizado. Porque su tarea es un milagro que ocurre a diario pero del que casi nunca pueden disfrutar: la vorágine del día a día impide paladear con satisfacción esa labor. Estar ahí, con sus alumnos y alumnas, ver crecer a esos renacuajos de los primeros cursos, asistir a su formación, intervenir en ella, es un privilegio. Es una gran responsabilidad, también, animarles y hacerles creer en el esfuerzo y en las propias capacidades como instrumentos valiosos, como armas que jamás van a fallarles cuando las necesiten.

Recoger esas enseñanzas en un cuento personalizado lo convierte en un gran tesoro. Porque la educación no es una posesión material que puede perderse cuando las circunstancias de la vida vienen mal dadas. La educación y la formación que un niño o una niña recibe son para siempre. Un profesor debe incitar a sus alumnos a buscar respuestas y a desarrollar su personalidad. Deber ser firme y a la vez compasivo. Tiene que ser enérgico pero también demostrar que posee sentido del humor. Y, sobre todo, debe despertar su curiosidad por el mundo que le rodea, por ese entorno en el que habrá de desenvolverse de la mejor manera posible y, qué duda cabe, la formación le ayudará en gran medida.

Regala un cuento personalizado a ese profesor o profesora inolvidable.