Cuando escribimos cuentos personalizados para niños adoptados uno de los principales objetivos es proporcionar tanto al niño o la niña como a su familia un medio para comunicarse de forma idónea. Un medio, es decir, un cuento que podrán leer una y otra vez porque siempre estará a su disposición. Gracias a los cuentos para niños adoptados podemos  explicarle su origen y las circunstancias que motivaron su adopción. También podemos contarle de forma lúdica quién es quién en su nueva familia. A menudo se trata de responder a sus preguntas, de rellenar huecos de información que seguramente existen  y de proporcionar una base sólida de amor y cariño sobre la que construir la vida en familia. Un cuento es algo muy serio. Y como tal hay que que tratar su contenido.

¿Cómo son los cuentos personalizados para niños adoptados?

Son cuentos únicos y sin plantillas porque cada caso es diferente de otro. Tras más de una década escribiéndolos, hay una serie de temas que resulta importante que aparezcan en el cuento: la decisión de adoptar, los orígenes del niño o niña, la familia adoptiva, la llegada a España y la adaptación del menor a su nuevo entorno tanto físico como cultural, educativo, social y afectivo. Cada uno de estos puntos se trabajará más o menos profundamente, dependiendo del interés de la familia. No todos los cuentos se encargan por el mismo motivo ni todas las familias quieren explicar a sus hijos e hijas cuestiones similares. Además hay que tener en cuenta cuáles son las preguntas que el menor se plantea. No es lo mismo contar su cuento personalizado  a un niño de 4 años que a uno de 7 años.

Los pasos para encargar un cuento personalizado para un niño o niña adoptado son los siguientes

Conocer la opinión de personas especializadas en la materia que valoren la idoneidad de la idea. Es conveniente preguntar a aquellos organismos y personas implicados en la adopción y el seguimiento de la evolución del menor. Puede consultarse la idea con alguna asociación de adoptantes, grupo de pertenencia u organismo oficial . Si el niño o niña está siendo tratado por algún especialista o psicólogo, también. Conocer las impresiones de alguien que tenga un cuento personalizado para adopciones.

Si la unidad familiar adoptante quiere encargar un cuento tiene que saber cuáles son los puntos o temas que se deben incluir en el mismo. Debemos saber qué pretendemos con esta herramienta y cómo podemos llevar a cabo nuestros objetivos. Según el grado de madurez del menor se incluirán en el cuento personalizado más o menos detalles e informaciones concretas. En algunos casos se contará todo el proceso, incluidos los orígenes. En ocasiones las circunstancias en las que fue adoptado y en otros casos se omitirán informaciones especialmente dolorosas.

Según la edad y los gustos del menor habrá que escoger uno u otro formato. En cuentospersonalizados.me realizamos audiocuentos, cuentos impresos, digitales y audiovisuales. Cada uno tiene unas características diferentes y nosotros podemos asesorar a la unidad familiar sobre cuál de estos formatos resultará ideal para el destinatario. Dependerá de la edad, de su capacidad de compresión y de lectura, de sus gustos, del manejo del ordenador, de si se quieren incluir fotos o dibujos. Cada consulta se valora de forma individual.

Planificaremos el contenido del cuento personalizados para el niño o niña con entrevistas o cuestionarios. Así las familias adoptivas aportarán los datos necesarios para escribir la historia de una manera organizada. Cada historia se trata de forma particular pero la estructura responde a un modelo idóneo.

Según los expertos hay contenido más o menos obligado:

La decisión de adoptar

Cada familia deberá encontrar una manera particular de explicar al nuevo miembro el por qué de la decisión de adoptar. Hay que hacer hincapié en que fue una decisión gozosa y una alegría. Puede contarse, de manera lúdica y siempre pensando en la edad del niño o niña, la búsqueda de agencias, contactos, noticias, reuniones; puede hablarse de las personas que formaron parte del proceso, de los trámites, de las entrevistas, etc. Se puede explicar cómo fue la espera, los preparativos, el acondicionamiento de la habitación, el tiempo que transcurrió desde la decisión hasta el final, los sueños que albergaban quienes le esperaban, la ilusión por tener un hijo o hija. Puede incluirse en el cuento la correspondencia que se mantuvo con el orfanato, las fotos que se intercambiaron, las sensaciones que ello provocaba.

Los orígenes del niño o niña

Se trata de proporcionarle cuantos datos sean posibles sobre su origen para que tenga un conocimiento que no le permita fantasear de forma inadecuada y para que asiente su historia vital sobre elementos fidedignos. No hay que inventar historias fantasiosas aunque sí cuidar cómo se le cuenta su historia. Se puede hablar del país de origen añadiendo alguna foto, algún cuento típico de allí para niños o leyendas para los adolescentes, recuerdos que quizá haya traído, el idioma, fiestas, comidas, clima, algún hecho histórico importante, kilómetros de distancia con España, qué países se sobrevuelan para llegar aquí, añadir un mapamundi, etc.

Hay que explicarle que tiene unos padres biológicos como los demás niños, que estuvo  nueve meses en la tripa de la mamá pero que, en su caso, no pudieron hacerse cargo por determinados motivos (explicarlos si procede) y que por ello sus papás de origen decidieron que lo mejor era que se ocupara de él otra familia, para que estuviera bien y fuera feliz. Se puede hablar del orfanato, del tiempo que vivió allí, de los cuidadores, del resto de niños, de cómo era el sitio que los papás visitaron por primera vez, cómo fue el viaje a España, etc.

La familia adoptiva

Se trata de contarle a qué familia ha llegado y cuáles son sus miembros. Hay que proporcionarle todos los datos que puedan hacerle sentirse seguro y protegido para evitar la sensación de provisionalidad. Se puede hablar en un principio de mamá y papá (o de la unidad familiar de la que se trate) y de su historia, de cuando fueron niños, de sus colegios, sus viajes, cómo se conocieron, su boda, etc. Luego se puede continuar por el resto de miembros de la familia. Es conveniente explicarle los nombres, apellidos, lo que significan, cuáles serán los suyos, por qué va uno delante del otro, etc. para que sepa que es un miembro más de la familia.  Que sienta que ha llegado a un nido que lo acoge con amor.

La llegada a España y la adaptación del menor a su nuevo entorno tanto físico como cultural, educativo, social y afectivo. Cada uno de estos puntos se trabajará más o menos profundamente, dependiendo del interés de la familia. No todos los cuentos se encargan por el mismo motivo ni todas las familias quieren explicar a sus hijos e hijas cuestiones similares. Además hay que tener en cuenta cuáles son las preguntas que el menor se plantea. En muchas ocasiones nos hemos encontrado con que estas preguntas que repiten una y otra vez dan las claves a los padres sobre la idoneidad de encargar un cuento.

Por último, hay que ponerse manos a la obra. Hacer un cuento para un niño o niña adoptado es muy satisfactorio y nuestra experiencia desde hace años nos proporciona unas herramientas que ya manejamos y que facilitan la labor. En la mayoría de los casos la familia recibe un cuestionario muy concreto al que tiene que responder. Sólo en algunos casos se hace imprescindible mantener una entrevista personal. Hay que trabajar un poco pero  el resultado merecerá la pena.

Lo único  que es común a todos los cuentos para niños y niñas adoptados es el cariño y cuidado con el que los creamos.

PRECIO: 115 EUROS.

Los libros tienen 16 páginas, tapas duras personalizadas. Incluida caja y mensajería.